tiempos modernos de charles chaplin

Los próximos 6 y 9 de Febrero, los cinéfilos tienen la oportunidad, de disfrutar de una de las grandes películas de la historia del cines en pantalla grande. La Cineteca de Madrid, proyecta, Tiempos Modernos, de Charles Chaplin

«Tiempos Modernos»: Obra maestra de Chaplin y del cine mundial, Tiempos modernos es la primera película que lleva a la pantalla, en clave de comedia, las alienaciones de la modernidad, el conflicto hombre-máquina y la crítica al sueño americano, tan prometedor como ilusorio.

Rodada por Charlie Chaplin en 1936 y protagonizada y producida por él mismo, la película cuenta la historia de un trabajador obligado a repetir cada día los mismos gestos mecánicos en una fábrica. Los gags hilarantes se alternan con momentos de amarga reflexión sobre las frustraciones provocadas por la cadena de montaje y el mito de la producción capitalista.

charles chaplin cineteca madrid

En la memorable escena inicial de la película, las manecillas de un reloj giran sobre un cartel que dice «Una historia cuyos personajes son la industria, la iniciativa individual, la humanidad que marcha hacia la felicidad», un grupo de ovejas es empujado y, en un fundido de salida, se ve a los trabajadores salir del metro y dirigirse a la fábrica. Una oveja negra aparece entre el rebaño, presentando al personaje de Chaplin. Es esta oveja negra la que hará estragos, subvirtiendo un sistema que sólo es perfecto a primera vista.

Tiempos modernos nació de la reflexión de Chaplin sobre uno de los momentos más difíciles de la historia de Estados Unidos. En 1929, el país se vio inmerso en una crisis económica sin precedentes que duró hasta principios de 1933.

Según declaraciones del propio autor, la idea de la película surgió de una visita a una planta industrial de Ford en Highland Park en 1923 y de un largo viaje a Europa, que permitió a Chaplin ver las condiciones miserables en las que se encontraban muchos de los trabajadores del Viejo Continente

Nacida en la era del sonido, la película es (casi) totalmente muda y está construida según una estructura de capítulos típica de la era muda. A pesar de que el guion inicial preveía el uso de diálogos, pronto se abandonó esta posibilidad, pero se decidió mantener numerosos efectos sonoros, integrados con el comentario musical, y una única secuencia en la que, por primera vez, se escucha su voz entonando las palabras sin sentido de Titina, la famosa canción de Léo Daniderff.

Tiempos modernos es también el punto álgido de la carrera de Chaplin como compositor. Para la ocasión creó una innovadora y compleja partitura interpretada por una orquesta sinfónica de 64 músicos.

Por último, la película es la obra con la que Chaplin se despide de su alter ego, el Vagabundo, que le había hecho famoso en todo el mundo y que ahora, después de 22 años, tomó por fin su propio camino al alejarse hacia el horizonte, esta vez ya no solo sino con el Vagabundo interpretado por Paulette Goddard a su lado.

«Son los dos únicos espíritus vivos en un mundo de autómatas. Están verdaderamente vivos. Ambos poseen el eterno espíritu de la juventud y están absolutamente desprovistos de moral. Viven porque son niños sin sentido de la responsabilidad. Espiritualmente libre, mientras que el resto de la humanidad está cargada de obligaciones. No hay ningún vínculo romántico en la relación entre estos compañeros de juego, entre estos niños unidos en la culpa por una complicidad ingenua e inocente» (Charlie Chaplin).