Como hacer para que mi perro obedezca cuando le llamo

Cómo hacer que el perro escuche

 Si no responde a la orden mirándole, inténtelo de nuevo: agite un snack delante de su hocico y cuando mire mueva la golosina hacia su cara. Si sigue el camino de la golosina con los ojos, elógielo y finalmente dele su bocadillo.

Recuerde: no le dé el bocadillo a su perro si no adopta la posición exacta que usted desea. Si se sienta de forma incómoda, con las patas hacia fuera, es posible que esté sujetando la golosina demasiado alto (lo que fomenta la posición incorrecta).

Repita estos pasos una y otra vez pero moviendo la mano con menos entusiasmo y diciendo la orden claramente hasta que su perro empiece a responder a la orden solo, sin una señal de la mano como estímulo.

Una vez que su perro haya aprendido la orden «¡Siéntate!», debe saber cómo enseñarle a quedarse quieto con la orden «¡Quieto!». Esta orden es necesaria en muchas ocasiones para que no te siga como una sombra y para evitar peligros.

La sesión de adiestramiento canino debe ser breve; cuando su amigo de cuatro patas obedezca las órdenes y se quede quieto, recuerde recompensarle cada vez para reforzar su buen comportamiento.

 

Mi perro no me hace caso

Estás recorriendo la página de inicio de Instagram, decenas y decenas de posts de tus amigos de vacaciones con sus perros, gente que incluso opta por hacer largos viajes con sus amigos de cuatro patas, y te entran ganas de coger a tu peludo y poner rumbo al destino de tu corazón, esa aventura con la que llevas años soñando.

En el caso de que nuestro perro aún no haya aprendido a caminar con correa, por ejemplo, podemos adoptar algunas técnicas básicas sobre cómo conseguir que nos obedezca mientras paseamos.

 

Cómo enseñar a un perro a no alejarse de su dueño

Los dientes de los cachorros son afilados y usted o su hijo pueden acabar con alguna pequeña herida ocasional durante el juego. Muchos propietarios de cachorros se enfrentan al hecho de que su cachorro muerde para jugar y se preguntan cómo evitar que esto ocurra:

Al igual que con el problema de morder para jugar, debe evitar extender los dedos y la mano para que el cachorro los muerda como si fueran un juguete. Para distraerle y responder a su necesidad natural de masticar, puedes darle un juguete seguro o un snack masticable de larga duración.

Como hacer que mi perro obedezca cuando lo llamo

Para lograr que tu perro obedezca cuando lo llamas, es importante establecer una buena relación de confianza y respeto mutuo. Recuerda que los perros son animales sociales y les gusta complacer a sus dueños, por lo que es fundamental que te conviertas en un líder calmado y firme. Trata a tu perro con cariño y paciencia, y evita usar la violencia o el castigo físico.

Una excelente forma de enseñar a tu perro a obedecer cuando lo llamas es utilizando el refuerzo positivo. Esto significa que debes recompensar a tu perro cada vez que acuda a tu llamado. Puedes utilizar golosinas para perros, caricias o elogios verbales como recompensa. Asegúrate de hacerlo de manera consistente y siempre que tu perro obedezca, para que asocie tu llamado con algo positivo y agradable.

Otro aspecto importante es practicar el llamado en diferentes situaciones y lugares. No te limites a hacerlo únicamente en casa, sino que también debes entrenar a tu perro en el parque, en la calle o en otros entornos. De esta manera, tu perro aprenderá a obedecer independientemente de las distracciones o estímulos externos. Comienza en lugares con poca distracción y, a medida que tu perro vaya progresando, aumenta la dificultad gradualmente.

Recuerda ser consistente y utilizar siempre la misma palabra o frase cuando llames a tu perro. Elige una palabra corta y clara, como «ven» o «aquí», y utilízala en todas las ocasiones. Evita cambiar de palabra o usar diferentes expresiones, ya que esto solo confundirá a tu perro y dificultará el proceso de entrenamiento. Además, asegúrate de llamar a tu perro de manera amigable y entusiasta, para que se sienta motivado a acudir a tu llamado.

Finalmente, no olvides que la paciencia y la constancia son clave en el entrenamiento de tu perro. No te desanimes si al principio no obtienes los resultados deseados, recuerda que cada perro es diferente y algunos pueden requerir más tiempo para aprender. Sé persistente y sigue practicando regularmente. Recuerda que el entrenamiento no solo fortalecerá el vínculo entre tú y tu perro, sino que también le brindará seguridad y confianza en sí mismo.