Como era el cine de Charles Chaplin

¿Cuál fue el aporte de Charles Chaplin al cine?

«El Vagabundo» (The tramp) fue sin duda el personaje más emblemático e influyente del «cine mudo» mundial, y en los años que van de 1895 a 1927, año de la llegada definitiva del sonido, ya dio los primeros pasos importantes en este sentido. ‘Tenía en su sonrisa las lágrimas del mundo, y en sus lágrimas hacía brillar las alegrías de la vida’, dicen todavía hoy de él algunos autorizados críticos de cine y de arte en general; Chaplin tenía el don de saber conmover y divertir, hacer llorar o reír intensamente… sabía llegar directamente al corazón.

Sus opiniones políticas excesivamente progresistas no fueron vistas con buenos ojos por la prensa británica, y mucho menos por los federales estadounidenses; tras el estreno mundial de «Limelight»(«Candilejas»), celebrado en Londres, Chaplin recibió un mensaje del Fiscal General de los Estados Unidos en el que se le cancelaba el permiso para poder volver a América, lo que le obligó a vivir en una especie de exilio en Suiza. Posteriormente fue «indultado» por el gobierno estadounidense, lo que le permitió volver después de veinte años.

Quién era Charlie Chaplin: Biografía

Charles Spencer Chaplin (El Vagabundo) nació en Londres el 16 de abril de 1889 y murió en Suiza el día de Navidad de 1977. Actor, director, cómico, guionista, compositor y cineasta, puede presumir de tener una colección de más de noventa películas de las que fue autor, habiendo participado también activamente en el rodaje de un buen número de ellas.

Fue la figura del «vagabundo» la que le dio la fama universal que conserva hasta el día de hoy, ese personaje sin domicilio fijo y sin poder encontrar nunca un trabajo regular que deambula por aquí y por allá, llevando una vida de pobreza al margen, pero de sentimiento y amor por los demás; su desencanto con las injusticias de la sociedad dio luz al tema candente de la alienación social de las clases más pobres, cada vez más marginadas en el contexto del desarrollo industrial de la época.

Las películas más destacadas de Chaplin

«El chico», la primera película muda que Charlie Chaplin produjo, dirigió y protagonizó en 1921, le consagró definitivamente como icono de la gran pantalla y, a partir de ese momento, todo lo que tocaba el Vagabundo se convertía en oro, cada una de sus producciones era un éxito; ‘Una mujer de París (1923)’, ‘La quimera del oro (1925)’, ‘El circo (1928)’ y, sobre todo, ‘Tiempos modernos (1936)’, marcaron las etapas más importantes de su éxito como cineasta en la primera mitad de su vida, a las que siguieron cuatro años de pausa y merecido descanso.

A partir de 1940, Chaplin produjo muchas otras películas de éxito que marcaron la historia del cine mudo y más allá; «El dictador» (1940), «Monsieur Verdoux» (1947), «Limelight» (1952), y «Un rey en Nueva York», representan otros pilares históricos de su carrera, películas que seguramente todo el mundo ha visto al menos una vez en su vida.

Características del cine de Chaplin

El arte del Vagabundo es sin duda una gran piedra angular de la cinematografía mundial, y muchos actores y directores, cada uno a su manera, han sabido con el tiempo valorarla y tomarla como referencia para sus producciones. La pureza y sencillez con la que supo retratar la sociedad de los años 30-40 y 50, resaltando (desde su punto de vista muy progresista y rebelde) el clasismo que la caracterizaba, fue realmente magnífico, y dejó su huella en todo tipo de espectadores.

La llegada al séptimo arte: Los inicios en la carrera de Charles Chaplin

El pequeño Charles debutó a la tierna edad de 7 años (1896) cuando, durante una actuación de su hermana Hannah en un teatro de variedades de Lambeth (un pequeño suburbio londinense), fue llamado para sustituirla porque ésta sufrió una repentina afonía que la obligó a abandonar la representación en mitad de la misma; Chaplin debutó cantando una canción popular de la época: ‘E Dunno Where ‘E Are’, que tuvo bastante éxito entre el público.

En 1900, tras trasladarse a Manchester con su familia, Charles Chaplin retomó sus estudios y también participó en algunas representaciones teatrales como la pantomima de «La Cenicienta», representada en el Hipódromo de Londres, en la que obtuvo un papel cómico interpretando el papel de un gato; a partir de aquí, una serie de vicisitudes marcaron su larga vida artística, convirtiéndole en un icono absoluto del cine de la época.