Clases de picaduras de insectos

Manchas de picaduras de insectos

El verano, como cada año, trae consigo esos molestos animalitos que atormentan a adultos y niños por igual durante la estación cálida. ¿Cómo reconocer las picaduras de insectos y qué hacer en caso de reacción?

Las reacciones locales son muy frecuentes y absolutamente normales; implican enrojecimiento y ligera hinchazón. Mientras que las reacciones alérgicas a las picaduras se dividen en locales extensas y sistémicas. Las reacciones locales extensas, que afectan a entre el 2,4% y el 26% de la población general, se manifiestan como enrojecimiento y/o hinchazón en el lugar de la picadura con un diámetro superior a 10 cm y una duración superior a 24 horas.

 

Los síntomas como el dolor, la hinchazón y el picor pueden durar unos días, pero se pueden evaluar remedios locales (antihistamínicos o cremas y pomadas a base de cortisona) con su farmacéutico para aliviarlos.

En la mayoría de los casos no solemos darnos cuenta del momento exacto en que nos pican y sólo cuando se produce la reacción cutánea local nos damos cuenta de lo que ha ocurrido. Las excepciones, por supuesto, son los insectos especialmente dolorosos, como las abejas y las avispas.

Analizadas caso por caso, las distintas complicaciones relacionadas con una picadura de insecto pueden seguir caminos diferentes, debido a etiologías muy distintas, y por lo tanto merecen evaluaciones específicas y un tratamiento igualmente específico.

Además, se recomienda evitar el rascado repetido, que puede transportar gérmenes de otros sitios, exponer capas subyacentes de la piel, contaminar la herida con material exógeno, …

Picadura de insecto con hematoma alrededor

Los mosquitos, otras especies de insectos de la familia de los dípteros (mosquitos de varios tipos, como los simúlidos o los tábanos) o algunos ácaros (garrapatas y piojos) necesitan chupar sangre para reproducirse. Las hembras encuentran en nuestra sangre (y en la de otros animales) el aporte proteínico indispensable para la maduración de sus óvulos. Desgraciadamente, para conseguirlo nos inyectan bajo la piel sustancias, anticoagulantes y rubefacentes (sacan sangre), que dan una sensación de picor muy desagradable.

Hay cosas que se deben utilizar todo el tiempo (bálsamos, lavados fisiológicos salinos), respuestas naturales (Kaloba, suffumigation) y cosas que se deben utilizar durante unos días (vasoconstrictores como Razine y Vicks spray, o Tachifludec y similares).

Remedios para las picaduras de insectos

Los parásitos, a menudo confundidos con mosquitos, están muy presentes en las calurosas noches de verano. También conocidos como flebotomistas (del griego «phlebo» y «temno», que significa, literalmente, «cortador de venas»), pueden transmitir diversas enfermedades a personas y animales, actuando como vectores de virus, bacterias y parásitos.

Las chinches de la cama son parásitos nocturnos, ovoides y de color marrón que se alimentan de la sangre de mamíferos de sangre caliente. Se arrastran entre almohadas y colchones, así como sofás o sillones.

Clases de picaduras de insectos

Existen diferentes clases de picaduras de insectos que pueden afectar a las personas de diversas maneras. Algunas picaduras pueden causar una reacción leve, como picazón y enrojecimiento, mientras que otras pueden ser más graves y requerir atención médica. Es importante aprender a identificar las diferentes clases de picaduras para poder tomar las medidas adecuadas en cada situación.

Una de las clases más comunes de picaduras son las causadas por mosquitos. Estas picaduras suelen ser pequeñas protuberancias rojas que provocan picazón intensa. Aunque en la mayoría de los casos no son peligrosas, en algunas personas pueden causar una reacción alérgica más grave. Para aliviar la picazón, se recomienda aplicar una crema anti-picazón o tomar un antihistamínico.

Otra clase de picadura común es la de las abejas y avispas. Estas picaduras suelen ser más dolorosas y pueden causar una reacción alérgica grave en algunas personas. Si una persona es alérgica a las picaduras de abejas o avispas, es importante buscar atención médica de inmediato. En caso de no ser alérgico, se puede aplicar hielo en la zona afectada y tomar un analgésico para aliviar el dolor.

Las picaduras de arañas también son una preocupación, ya que algunas especies de arañas son venenosas. Las picaduras de arañas venenosas pueden causar síntomas como dolor intenso, hinchazón y enrojecimiento. En casos más graves, pueden causar vómitos, mareos y dificultad para respirar. En estos casos, se recomienda buscar atención médica de inmediato.

Finalmente, las picaduras de pulgas son otro tipo de picadura común que puede causar irritación en la piel. Estas picaduras suelen presentarse en grupos o líneas y provocan picazón intensa. Para aliviar los síntomas, se recomienda lavar la zona afectada con agua y jabón, y aplicar una crema anti-picazón. También es importante lavar la ropa de cama y aspirar las alfombras para eliminar las pulgas y prevenir futuras picaduras.